FACULTAD DE CIENCIAS U.JAVERIANA

MRVarquitectos

 

Concurso privado

3er Puesto
Lugar: Bogotá
Fecha: Noviembre 2016
Diseño: Mauricio Rojas, Fernando Bernal, Mario Camargo

La ciudad y el campus. La noción de campus como continuidad del sistema de las relaciones espaciales de una ciudad se define por la integración de diversos factores tangibles y no tangibles. De esta manera si entendemos la ciudad como un sistema constituido por llenos y vacíos, en donde habitamos y recorremos en direcciones, ritmos y velocidades distintas, podríamos diagnosticar que el espacio público resulta siempre un aspecto transversal. Es a través del recorrido y las interacciones que el ser humano es capaz de construir relaciones significativas con su entorno cultural y geográfico.
La propuesta se constituye como una pieza de ciudad que contempla la liberación de los primeros pisos con programa de espacios colectivos que suscitan y permiten el intercambio de los distintos actores y disciplinas del conocimiento que operan en el campus. El plan propuesto se estructura a través de un zócalo que permite la continuidad pública y urbana conectando, relacionando y estructurando los nuevos ámbitos con contenedores programáticos que son resultado de las relaciones y el carácter del edificio. Sobre los intersticios se proponen actividades programáticas de gran flexibilidad académica social, espacial y visual con edificios de altura media que se acoplan a la topografía.
La arquitectura se planteó como un tejido, un sistema con edificios, donde su adaptabilidad y capacidad de transformarse dependen de su base, es el basamento o zócalo quien estructura el tejido, divide los usos o se convierten en extensiones de los espacios interiores para proporcionar mayor flexibilidad. Espacios neutros y
homogéneos capaces de asumir diversos usos y crear mayor interconexión y asociación al interior y exterior del campus. El intercambio entre el edificio, con la ciudad y el
paisaje es directo con la creación de espacios comunes y continuidad de las sendas: horizontales, verticales e inclinadas. Como resultado las zonas de transición sobre las cuales se organiza el espacio se entienden como zonas de descanso y la creación de recorridos mediante una calle principal interconectada de orden público y privado.

 

El campus y el edificio. Redefinir el concepto de laboratorio como un lugar dotado de los medios necesarios para realizar experimentos, prácticas y trabajos de carácter científico, tecnológico o técnico; sugiere pensar en las diversas prácticas e investigaciones en cualquiera de sus especialidades (química, biología, etc.) y como su condición ambiental normalizada y controlada plantea restricciones técnicas. Es así como el proyecto acentúa el carácter del uso proyectado y aboca sus dependencias sobre áreas pedagógicas de extensión haciendo énfasis en el sistema de circulaciones y sus interacciones espaciales. En otras palabras el edificio acentúa y propicia las relaciones de la escala humana.

“...ya no se pueden contemplar los diferentes ámbitos de una universidad como construcciones aisladas, sino que deben ser entendidas y contempladas en conjunto.” “Sobre la discusión de la arquitectura soporte de las sucesivas transformaciones, “”...se deberán desarrollar elementos y sistemas de agrupación para las piezas que permitan su intercambio y crecimiento..., es una cuestión de organización de los programas, de su mezcla, de su mixtura, que garantice el cruce y el intercambio de estudiantes y profesores, y su mayor eficacia se produce en una extensión horizontal”. Candilis-JosicWoods.

© 2013 by MauricioRojasVera. Arqs