MRVarquitectos

EDIFICIO DE BIOLOGIA UNIANDES

 

Concurso privado

1er Puesto
Lugar: Bogotá
Fecha: 2002
Diseño: Mauricio Rojas, Fernando de la Carrera

Este proyecto se origina como convocatoria a concurso arquitectónico de La Universidad de los Andes, que buscaba seleccionar la propuesta que mejor entendiera el compromiso de intervenir el edificio de Ciencias Biológicas - Bloque J, diseño del inglés Pat Crooke. Mostrando el  compromiso que requiere en una cuidadosa intervención, en donde se debía conjugar el respeto por la tipología y el lenguaje arquitectónico de lo existente, así como su relación con el entorno, una premisa que han tenido las demás construcciones que conforman este campus, constituido por una delicada urdimbre que se ha tejido en el tiempo con senderos y recodos y que tiene como telón de fondo los cerros de Guadalupe y Monserrate. En principio, el proyecto intenta conservar la edificación existente, que respondía de una manera adecuada al uso original, siendo respetuoso con el entorno. Sin embargo, se requería  varias modificaciones internas, pues en el proceso se presentaron  fallas estructurales que impidieron su conservación. Conscientes de las bondades que este edificio tenía se decidió emprender lo que podría definirse como un proyecto de reconstrucción tipológica a través del cual se buscó rescatar la imagen "presencial del edificio. Por lo tanto en la propuesta se mantiene la escala e inserción del anterior edificio en la Universidad, procurando emular el proyecto de Crooke, pero introduciendo nuevos aspectos tecnológicos que requería un edificio de laboratorios contemporáneo. Para lograr este propósito se respetó la distribución estructural, pero se incremento la sección de las columnas, y se conservó la organización interna de la edificación, definida por un punto fijo en la mitad de la planta que distribuye a una circulación central. En la fachada tiene un manejo semejante de llenos y vacíos, su respuesta formal se debe a la necesidad de mantener cerradas grandes superficies internas para albergar “nichos espacio” y poder alojar muebles perimetrales para los laboratorios. No todas las características preexistentes se respetaron. Se eliminó la cubierta del edificio que producía un paisaje desfavorable en su costado oriental y para cumplir con los nuevos requerimientos de área se incorporó un piso adicional retrocedido, a manera de remate, en el sentido clásico, produciendo una terraza de uso público. También se excavó el primer piso aumentando el área útil; ésta contención estabilizo la ladera y el bloque A en el nivel superior y se produjeron áreas de servicio. La intervención permitió liberar la planta del bloque para la disposición total de los laboratorios. Éstas se conectaron con el bloque principal a través de un puente que recuperó la imagen de uno que tenía la vieja construcción y que buscaba reforzar su relación con el entorno.Este puente se vinculó al descanso de la escalera interna del edificio, que conservó su posición central pero se situó sobre el costado oriental. Con esta reubicación se pudo liberar este sector oriental para poner en valor un bello calado en concreto, elemento característico y singular de la anterior edificación, que se perforó aún mas para iluminar y ventilar la circulación del edificio. Este vacío también esta vinculado con la circulación exterior anterior del edificio por una rampa peatonal que se tomó "prestada" del repertorio formal de la arquitectura moderna y que conecta el primer piso con el espacio central de la Universidad.

© 2013 by MauricioRojasVera. Arqs